16.10.08

dulce vacío



El susurro del mar penetra en mis oidos, la brisa acaricia mi rostro, se libera de impurezas la mente, el sol erizando mi piel, inspiro humedad que encharca mis pulmones intoxicando recuerdos, y es entonces cuando cesa el tic tac y apareces...
Imagenes que van y vienen me hacen perder la conciencia. -No te tengo-. Vienes. Me besas. te vas dejando amargo el sabor. Me tambaleo sujeta al esqueleto de acero. Mis parpados pesan. Me miras. Escucho el silencio de tus labios quietos. La tensión baja haciendome desvanecer. -No tengo el control-. Imagenes y más. No paran. Me rozas. Me miras. Me besas. Te vas. Siempre te vas. Azul que me envuelve. Tu cuerpo desnudo abrazado por las olas. Escucho tu risa, aún. Giras y me excluyes.
Sales del agua torpe y segura. Me abandonas sabiendo que las olas me arrastran a la profundidad. Miras distante. Alejas tu mano. Consciente. -Me dejas morir ahogada-. Sobresaltos. Respiración vacía. Cuerpo convertido al plomo. Grito tu nombre entre las olas. Y tú, simplemente, pisas tierra.Pierdo la conciencia por completo, extenuada, caigo en la profundidad. Aquí ya no hay movimientos incontrolados turbando mi identidad. La arena me sujeta mientras algunos rayos de luz llegan a mis ojos atravesando cada vez azules más intensos.
-¿Estoy muerta?-
Silencios que presionan mis oidos. En el fondo del oceano nada importa ya. Reaparece tu imagen en la superficie: dorandote al sol, te giras, me abrazas, dices que [me quieres] y te quedas dormida entre mi cuerpo y las rocas. Felicidad, me dejo dormir rebosando de tí, sonriendo. Cuando despierto...te has ido.
-¿He muerto ya?- No, aún no.
Decido dejarme yacer, cuerpo ausente amarrado a la nada, la fina arena comienza a cubrirme cuidadosamente. Abro los ojos. Una superficie de madera me tapa la poca luz. Saltas. Desciendes agitada hacia mí. Tus lágrimas se mezclan con el agua, me cojes de la mano, me pides un abrazo, me pides que te quiera ¿acaso no ves que estoy paralizada? ¿acaso no me abandonaste al oceano? Me zarandeas. Pareces una sirena. Tu pelo ingravido creando nuevos destellos de luz. Tiras sin suerte de mí, solo para sentir mi cuerpo protegiendo el tuyo. Permanezco inmovil, convertida en roca, formando parte del decorado, de la inmensidad. Te miró pero las rocas no tienen voz. Aún despierta siento de nuevo tu sabor, dulce. Entonces comprendes. Estar aquí conmigo es más real que estar ahí fuera sin mí. Dejas de huir. Me abrazas. Entrelazas tus dedos con los mios.Tu cuerpo se funde en mi roca. Aprietas mi mano, tu oído en mi pecho percibe que los latidos reducen, siento caer sobre la piel caliza tu última lágrima, ardiente.
-He muerto-
[Y yo, muero contigo. Aquí soy libre. Aquí es más facil]

6 comentarios:

eralamaga dijo...

Muy lindo tu comment! Gracias!
Ojala sigas pasando!
Muy bueno lo tuyo!

La neuras dijo...

Eres capaz de mezclar caos y poesia, transmitiendo algo, que al principio no sabes muy bien que es, pero luego te das cuenta... TU
Me alegro que el misticismo vuelva a tu vida, un saludo.

La niña de la ventana dijo...

Ey neuras, q alegría q finalmente pases por aquí, ultimamente la melancolía hace reaparecer aquellos momentos juntas, desde los "besos de hielo" hasta las persecuciones de incognito en moto jeje,
con muchas ganas de verte y ponernos al día

besitos

Lulu... dijo...

Hola!!
paseando por los bloggers me encontré el tuyo y me llamo la atencion esta entrada, tiene algo...Me hizo revivir ciertas etapas de mi vida.
Ojalá y sigas subiendo.
Cuidate
bey

Anónimo dijo...

Me encanta tu forma pasional de senti, de expresarte,... en vidio todo lo q me gusta de ti, amo lo q menos me gusta de ti, lo q más se termina de extrañar.

Feliz de tirar por diferente camino, q a la vez se cruzan, con otra forma de mirar y otra forma de amarte, siempre estaremos juntas, como otros seres q ya dejaron huellas en mi vida.

By: Linda

La niña de la ventana dijo...

Siempre digo siempre es demasiado tiempo y aún así que bonito se siente cuando lo dices, cuando lo piensas, cuando lo pienso yo también...

Un camino paralelo con una ventana a tu realidad, que espero "siempre" permanezca ahí...

Una vez superados los obstaculos solo me queda recordarte desde allí, acurrucurme desde allá y admirarte desde aquí...

Gracias. Por caminar de la mano tanto tiempo y no soltarme cuando los caminos se separaron.

TQ